Meeke y Alén comparan estilos

El piloto de Citroën, Kris Meeke, pudo experimentar de primera mano el estilo de pilotaje empleado por las estrellas del pasado del Campeonato del Mundo cuando compartió la semana pasada su DS3 WRC con el legendario finlandés Markku Alén.

El norirlandés se sentó junto al ganador de 19 pruebas del WRC en el evento para los medios de comunicación que organizó la marca francesa, la “Citroën Racing Experience”, celebrada en el Circuito d’Issoire, una instalación de pruebas cerca de la sede del equipo del doble chevron en Clermont-Ferrand, Francia.

Alén, ganador de la Copa de Pilotos de la FIA de 1978 y que fue uno de los pilotos más espectaculares y admirados de Lancia durante la época de los Grupo B, pilotó el actual Citroën del WRC en un tramo de tierra y Meeke admitió que quedó fascinado observando de cerca al finlandés.

Markku Alén preparándose para subirse al DS3 WRC

Markku es una de las leyendas de este deporte. Tiene 63 años, pero sabe de inmediato su capacidad y qué hacer con el coche”, dijo Meeke a WRC.com. “No soy un gran copiloto, pero es fantástico sentarse con alguien que puede correr con el coche y hacerlo bien. Verlo corriendo ha sido genial”.

Meeke habló largo y tendido a Alén sobre el estilo de pilotaje que se requiere para sacar lo mejor de los World Rally Cars modernos y encontró fascinante escuchar como el finlandés le explicaba el estilo que él tenía y que le llevó a ser subcampeón en dos ocasiones en la década de los ochenta.

Alén demostró a Meeke como se pilotaba en el pasado

“Lo más interesante de hablar con Markku, es que en su cabeza sigue recordando los baches, saltos y todo lo que se encontraba en los tramos y me explicaba cómo ha mejorado todo. Me comentó que los coches de ahora tienen las suspensión muy desarrolladas y que es más fácil”, añadió Meeke.

“Los pilotos del WRC de hoy en día estamos preparados para sacar el máximo partido de los coches actuales. Sí, vamos mucho más rápido, pero si te subes al coche que utilizaba Markku en la década de los ochenta, sin las suspensión de ahora, quizá los pilotos tenían que arriesgar más que nosotros porque sus coches no eran tan competitivos”.

El compañero de equipo en Citroën de Meeke, Mads Ostberg, también tuvo la oportunidad de sentarse con una vieja estrella del WRC. En su caso, compartió su DS3 WRC con el carismático francés, François Delecour.

Citroën también utilizó el evento para probar a los jóvenes de su programa de desarrollo de pilotos al volante de toda su gama de coches de rallyes, incluyendo las versiones R1, R3, R5 y WRC del DS3.

More News