Desde el parque de asistencia

Quince días antes de que comenzara el Rallye de Gales GB, las temperaturas rondaban los 20 grados y los tramos estaban bañados por el sol.

Afortunadamente, la rutina habitual llegó de nuevo cuando apareció la lluvia la semana del rallye.

Algunos podrían ver esto como algo malo. ¿Cómo puede ser? Gales sin barro es como Suecia sin nieve. Las condiciones difíciles y cambiantes y el barro son el ADN de la prueba británica del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA.

Los tramos eran, por lo general, magníficos. Pero esta columna es sobre la vista desde el parque de asistencia. Andrea Adamo, de Hyundai, estaba feliz.

Dijo: "Me gustan los sitios como éste. Por último, tenemos los coches y el parque de asistencia donde está la gente. Tenemos que ser actuales en la vida. No es aceptable tener el parque de asistencia en medio de un lugar donde la gente no está. Me encanta. Me encanta de verdad. Creo que somos bienvenidos, estamos trayendo un poco de vida aquí."

Tenía toda la razón. Llevar el parque de asistencia a la gente nunca puede ser malo. Sí, necesita un ajuste aquí y allá, pero la filosofía es absolutamente genial.

Lo mismo puede decirse de la ceremonia de salida en Liverpool, que sólo necesita un tramo súper especial en el centro de la ciudad para ser perfecto.

¿Pero qué fue lo mejor del parque de asistencia? El final. Hablando de emoción y ambiente... se podía oír caer un alfiler cuando Petter Solberg se despidió de una carrera estelar.

Y luego estaba ese salto de Ott Tanak. Con el brazo derecho en alto, lo había logrado. Había desterrado el horror de la temporada pasada y dado un paso más hacia su primer título mundial.

Gales fue un muy buen lugar para estar la semana pasada.

VIDEO

More News