Los pilotos esperan la decisión de Tänak

Abril. Fue entonces cuando Ott Tänak empezó a hablar de que su futuro tenía que aclararse, firmado y ordenado. Quería que se hiciera pronto. Seis meses después aún estamos esperando. Y también el estonio.

Primero volvía a M-Sport Ford. Malcolm Wilson tenía un trato de cinco años esperándolo. Luego se quedaba en el Toyota Gazoo Racing. Luego tampoco. Después se iba a Hyundai Motorsport. No, no, de vuelta a Toyota. Definitivamente se queda allí.

Y ahora se especula que está de vuelta negociando con Hyundai y que podría vestirse de azul la próxima temporada después de todo. ¿En serio? Ni idea.

Esta telenovela entre bastidores lleva más tiempo que el movimiento de Sébastien Ogier después de la salida de Volkswagen, que le llevó a M-Sport. Hubo un segundo capítulo 12 meses después, cuando volvió a coquetear con otros equipos, antes de quedarse donde estaba.

Pero esos argumentos no tienen nada que ver con los giros y las vueltas que parecen estar implicados en las discusiones de Tänak.

Que la estrella Toyota tenga todas las cartas está fuera de toda duda. Todo el mundo lo quiere (excepto Citroën, ya que la firma francesa tiene a Ogier y Esapekka Lappi atados para la próxima temporada) y una vez que sepamos adónde va, el resto de los asientos estarán ordenados.

Craig Breen, Kris Meeke, Jari-Matti Latvala y Andreas Mikkelsen deben tener paciencia mientras el líder del campeonato se decide.

La razón por la que un mercado de pilotos aparentemente perezoso es tan raro en estos días es que ya hemos tenido campeones en posiciones establecidas.

Antes de su paso a M-Sport, Ogier permaneció en Volkswagen desde 2012 hasta finales de 2016. Anteriormente, Sébastien Loeb estuvo en la nómina de Citroën desde 2001 hasta su salida del WRC a tiempo completo. Durante años, no hubo grandes historias de cambios de pilotos.

El acuerdo de Meeke con Toyota la temporada pasada causó asombro, pero no se parecía en nada a las historias increíbles de Colin McRae que se cambió de Subaru a Ford a finales de 1998. El escocés fuera de Subaru.... eso tardó un rato en confirmarse.

Y luego estaba Carlos Sainz y su cambio de Ford a Toyota a Lancia a Subaru a Ford a Toyota a Ford a Citroën. ¿Nos hemos perdido algo? Y cada una de ellas fue una jugada brillantemente maestra del español (aparte de la tercera etapa en Ford, que se produjo tras la prohibición de Toyota en 1996).

Así que, por difícil que sea el mercado de este año, no tiene nada que ver con los viejos tiempos. Sin embargo...

VIDEO

More News