Los excampeones reflexionan sobre Japón

Durante un tiempo en Nagakuta este pasado fin de semana pasado fue el año 2003 otra vez. Los héroes del Campeonato del Mundo de Rallyes Petter Solberg y Tommi Mäkinen se reunieron para hablar de su tiempo juntos. Tiempos que ninguno de los dos olvidará jamás.

La pareja compartió equipo dos años en el Subaru World Rally Team, con el que Mäkinen, cuatro veces campeón, concluyó su carrera de piloto en el WRC. Pero a medida que la estrella finlandesa se desvanecía, la del noruego brilló más que nunca al celebrar su primer título mundial en 2003.

Los dos volvieron a estar juntos, recordando aquellos tiempos durante el Rallye Central Aichi del pasado fin de semana en Japón, el ensayo general para el regreso del país al WRC en 2020. Solberg era un invitado, mientras que Mäkinen supervisaba la victoria de Takamoto Katsuta en su papel de jefe del Toyota Gazoo Racing.

A Solberg le gustó lo que vio. "Japón siempre fue una prueba especial para mí. Gané la primera cita de Japón del campeonato mundial y ver lo que eso significó para los aficionados y para el equipo y para todo el mundo es algo que nunca olvidaré", dijo.

"Ha pasado demasiado tiempo desde que el WRC se alejó de este lugar, pero se puede ver por estar aquí lo que significa saber que el rallye va a volver en un año. Creo que va a ser una de las pruebas con más público de la temporada".

Solberg realizó demostraciones durante el rallye de Aichi y también visitó a viejos amigos de Subaru Tecnica International.

"Fui a la ciudad de Mitaka, donde fue un gran honor para mí conocer al presidente Hiraoka. Subaru fue una familia para mí durante mucho tiempo y fue muy emotivo ver a tantos de esa familia y amigos de nuevo.

"Había más de 3.000 personas en la fábrica, fue increíble ver a tanta gente", dijo.

El Rallye de Japón será la prueba final del WRC del próximo año, cuando la cita de asfalto se celebre del 19 al 22 de noviembre, tras un paréntesis de nueve años.

More News