Resumen de Chile: parte 1

El Copec Rallye de Chile protagonizó un deslumbrante debut en el WRC la semana pasada. Miramos hacia atrás al recién llegado que se convirtió en uno de los favoritos al instante entre los habituales del campeonato.

Piloto del Rallye
No deberíamos sorprendernos. ¿Por qué dudar de que un nueve veces campeón del mundo, con 79 victorias en el WRC, no estuviera en cabeza aquí?

Sébastien Loeb se dio cuenta de que esta era su primera prueba de tierra con un Hyundai i20 después de sólo un día de test, muy, muy lejos de Chile. Una trampa según admitió él mismo.

El sábado fue sublime, ganando dos tramos y el más rápido de todos en las seis especiales, para pisar los talones a Sébastien Ogier.

Por poco no desplazó a su compatriota en la lucha por el podio. Pero la campaña de Loeb eclipsó a la del ganador del rallye, Ott Tänak, y es justo decir que el estonio lo hizo muy bien. ¡Pero lo del francés no está nada mal para un piloto ocasional de 45 años en el WRC!

Cita del Rallye
Jari-Matti Latvala estaba frustrado. Con el claro objetivo de ganar el penúltimo tramo de Espigado del viernes y acabar segundo, detuvo su Toyota Yaris al final de la especial. Tiró su casco a la parte trasera del coche y cubrió su cabeza con las manos antes de compartir su irritación.
"Soy un tipo estúpido, muy, muy estúpido. ¿Cómo puedo ser tan estúpido? Me paré en el cruce. No lo comprendo. Estoy muy, muy molesto. Increíble. No tengo palabras para decir cómo puedo ser tan estúpido." ¡Clásico Latvala!

Sorpresa del Rallye
La idea era que la lucha por el WRC 2 sería una disputa entre los hermanos Heller de Chile, Pedro y Alberto. No fue así.

Pedro, ganador en Argentina un par de semanas antes estaba fuera de la batalla después de un gran papel en el TC1. Alberto lideró el primer día, pero cayó por detrás de Takamoto Katsuta en el primer bucle del viernes.

Prometió que sería todo o nada en el último día en su intento por recuperar el primer puesto. Pero no. Él también volcó su Ford Fiesta, dejando libre al joven piloto japonés para anotar su segunda victoria en la categoría de apoyo.

Punto de inflexión
Ott Tänak era líder por un puñado de segundos después del primer bucle del viernes. Pero no era feliz. Superó algún importante susto y no estaba contento con el equilibrio de sus Yaris.

La asistencia de mediodía en Concepción cambió las cosas a lo grande. Mientras los ingenieros del Toyota Gazoo solucionaban la mezcla de sobreviraje y subviraje antes de las pistas más secas de la tarde que ofrecían más agarre, Ott trabajó en sus notas hechas en una espesa niebla tres días antes.

¿El resultado? Dos tiempos más rápidos y una ventaja que pasó de 6,1 segundos a 23,1 segundos. Estaba al mando y tuvo el lujo de medir su ritmo durante los dos últimos días de la prueba.

VIDEO

More News