ernard Darniche and Ari Vatanen also led

¿Te preguntas por qué tanto alboroto por Arganil? Es sólo un camino, sólo un tramo, ¿no? Equivocado. Es una leyenda. Una leyenda creada con un Fiat. En la niebla.

Volvamos al Rallye de Portugal de 1980 Vinho do Porto. Un par de 131 Abarths oficiales se inscribieron para Markku Alén y Walter Röhrl.

El finlandés, con tres victorias en Portugal a sus espaldas, era el favorito y lideraba la prueba desde el principio, pero sólo durante un tramo, Bernard Darniche y Ari Vatanen también lideraron hasta que quedaron fuera de la pelea el Lancia Stratos por rotura y el Ford Escort RS1800 se salió de la pista. Pasando al frente los Fiats.

"En aquel momento era nuevo en el equipo Fiat", dijo Röhrl. "Y Alén, bueno, era el Sr. Portugal, había ganado muchas veces y siempre estaba atacando en este rallye, esta vez seguía haciendo lo mismo. Estábamos 10 minutos por delante del siguiente coche, pero Markku seguía empujando.

"Salí de un tramo y mi coche de asistencia se salió de la carretera y se estrelló contra mi coche. Muy malas noticias. Las ruedas no estaban rectas. Pero conseguimos llegar a Arganil..."

Röhrl había hecho sus deberes en el tramo de 44 km (que se ha acortado a 14,44 km en el Vodafone Rallye de Portugal de esta semana). Había salido del coche, hablado con los lugareños y hablado sobre el tiempo.

"Sabía que la niebla se acercaba", dijo, "este tramo lo he entrenado más que ningún otro. Normalmente hago el reconocimiento dos o tres veces, pero para este lo hice cinco veces. Lo conocía bien."

Era capaz de acostarse en la cama del hotel, cerrar los ojos, poner en marcha su cronómetro y pilotar por el tramo con la mente.

"Cuando abrí los ojos, estaba en el final del tramo", dijo. "Detuve el reloj y la hora era casi la misma que la mía. Yo era 4m 59s más rápido que nadie.

"En la línea de salida, le dije a Christian [Geistdörfer, copiloto] que se apretara bien el cinturón. Dije que quería que todos los demás entregaran su permiso de conducir al final de esta especial. Quería vencerlos a todos". Él hizo exactamente eso.

Y lo hizo aprendiendo de memoria los rincones y las rectas a lo largo de 44 km. Hacer eso significaba que no dependía de ningún punto de referencia cegado por la niebla.

"Era como si pudiera ver a través de la niebla", dijo. "Esto demostró lo importante que es la preparación. Tomas confianza de la preparación y tomas tu coraje de la confianza."

Y es por eso que Arganil significa tanto para la prueba que una vez fue conocido como el Rallye Vino de Oporto.

Entra en WRC+ para ver All Live el Vodafone Rallye de Portugal, donde podrás seguir todos los tramos transmitidos en directo, las noticias y el análisis de los expertos desde el parque de asistencia y el estudio.

VIDEO

More News