Las estrellas del WRC en Goodwood

El WRC ocupó el centro del escenario en el Festival de la Velocidad de Goodwood el pasado fin de semana, con estrellas de todos los tiempos entreteniendo a cerca de 200.000 aficionados.

El espectáculo de cuatro días cerca de la costa sur de Gran Bretaña celebró su 40º aniversario del campeonato mundial de pilotos invitando a algunos de los nombres más importantes del deporte a pilotar por el famoso tramo de subida y rallye.

El campeón defensor, Sébastien Ogier, fue un el gran éxito, los aficionados hicieron cola debajo la lluvia el domingo por la mañana para presenciar al francés. A Ogier le encantó el evento, pero admitió que la base del suelo en el tramo del bosque lo convirtió en una prueba desafiante.

"Me alegro de no estar corriendo contra el reloj en este tramo, es muy complicado. Estaba usando todos los bancos y las cunetas para trazar las curvas.

"Goodwood es un evento fantástico. No hay nada como esto en ningún otro lugar del planeta. La oportunidad de venir aquí y pilotar por esta colina y tener mucho tiempo con los aficionados y otros pilotos de otras áreas del deporte, es increíble", dijo.

Los pilotos de Citroën Esapekka Lappi y Mads Østberg también pilotaron el C3 WRC.

Elfyn Evans pilotó los cuatro días el Ford Fiesta WRC de M-Sport. El galés se alegró de tener la oportunidad de seguir activo antes del Shell Helix Rallye de Estonia de este fin de semana.

Una selección de coches del campeón Björn Waldegård en 1979 se alinearon con el compañero de equipo Ford del sueco de esa temporada, Hannu Mikkola, para pilotar algunos de ellos.

Stig Blomqvist pilotó uno de sus Audi Quattros de 1984, mientras que Juha Kankkunen disfrutó de la oportunidad de subir a bordo del único coche del Grupo B que nunca antes había pilotado: el M1 de BMW.

"Ya he estado aquí antes", dijo Kankkunen, "pero este año quería venir sin presión y sólo para pilotar y disfrutar del coche. El BMW sólo tiene 500 CV, pero es como un kart. Me divertí mucho".

El programa del WRC fue “robado” -no es la primera vez- por un Solberg. En realidad, no sólo uno. Esta vez, Petter y Oliver, su hijo de 17 años, fueron los protagonistas.

Petter pilotó el Subaru que usó para ganar su primera prueba del WRC, el Wales Rallye GB en 2002, mientras Oliver estaba a bordo del WRX STI que lleva en la serie de la American Rally Association.

Se aseguraron de que los rallyes estuvieran bien representados en el Tiro Final en la cima de la colina, con Petter ganador y Oliver segundo y tercer lugar detrás del ID R totalmente eléctrico de Volkswagen Motorsport.

Solberg padre dijo: "¡Qué evento tan fantástico! No he estado aquí desde 2008, pero definitivamente no lo dejaré por mucho tiempo la próxima vez. Oliver y yo lo pasamos de maravilla, pero para mí lo más emocionante fue ver a gente como Emerson Fittipaldi (dos veces campeón de Fórmula 1) y otros grandes héroes del automovilismo que venían a felicitar a nuestro hijo. Asombroso".

More News