martes | 17 mar 2020

El sexto triunfo en México en el momento oportuno para Ogier

Sébastien Ogier comenta que conseguir su primera victoria en el WRC con Toyota Gazoo Racing en México el pasado fin de semana llegó en un momento perfecto para sus ambiciones en el campeonato.

La victoria en el Rally Guanajuato de México lo puso al mismo nivel que a su compatriota Sébastien Loeb como ganador de seis pruebas. También lo impulsó a la cabeza del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, después de lo que algunos percibieron como un comienzo decepcionante de su carrera en Toyota.

Ogier terminó segundo en su debut con el Yaris World Rally Car en el Rallye de Montecarlo, que abrió la temporada, y cuarto en Suecia el mes pasado, antes de dominar la primera prueba de tierra del año para tomar una ventaja de ocho puntos sobre su compañero de equipo Elfyn Evans.

"Nuestra historia de amor con México continúa, 12 años después de hacer nuestro debut aquí", dijo Ogier, quien se adjudicó una victoria del FIA Junior WRC en su primera aparición en el campeonato en 2008.

"Los dos primeros rallyes estuvieron bien, pero no lo suficiente y mis compañeros de equipo eran mejores que yo. Quería reaccionar tan pronto como pudiera, creo que hicimos un buen trabajo y he conseguido el liderato del campeonato.

Desde el parque de asistencia

Desde el parque de asistencia

Es increíble la diferencia que puede haber en un mes. Y lo hace cada año. Hay que admitir que en Suecia no hizo mucho frío, ...

Read More

"Esperemos que el mundo mejore lo antes posible y entonces será el momento de volver a competir", añadió Ogier, que sus seis victorias las ha logrado con cuatro fabricantes diferentes.

A pesar de comenzar tercero en el orden de la primera etapa del viernes, Ogier tomó la delantera cuando Ott Tänak cometió un error y terminó el día con una ventaja de 13,2seg. sobre Teemu Suninen. Midió su ritmo el sábado, pero aun así dobló la diferencia para ganar por 27,8seg. de Tänak.

"Es un fantástico esfuerzo de equipo, el coche ha estado impecable todo el fin de semana. Fiable y rápido y nada de que quejarse en absoluto. Tampoco cometimos errores. Empujamos cuando lo necesitábamos e intentamos controlar la carrera hasta el final.

"Me sentí bien, pero cuando no estás atacando siempre es más difícil. Es más fácil cuando vas a por ello. Estuvimos cerca, pero en las condiciones difíciles es fácil que se produzcan pinchazos en las piedras", añadió.