jueves | 24 sep 2015

Repasamos el Rallye Tour de Corse de 2008

En esta ocasión viajamos en el tiempo hasta el 2008, cuando Tour de Corse Rallye de Francia fue puntuable por última vez para el WRC. Por aquel entonces estábamos justo a la mitad de la era Loeb, Ford liada con las órdenes de equipo y un futuro campeón logró un resultado crucial.

Celebrado del 10 al 12 de octubre de 2008, el Tour de Corse se disputó sólo cuatro días después del Rallye Cataluña y era la segunda cita de asfalto en una semana.

Pilotando un Citroën C4 WRC, Sébastien Loeb había ganado en Cataluña y las tres anteriores a esta y estaba bien situado para lograr su quinto título de pilotos. No fue ninguna sopresa que fuese el líder desde el inicio del rallye con sede en Ajaccio.

El compañero de equipo de Loeb, Dani Sordo, venía de hacer segundo en la carrera de casa y parecía que iba a repetir resultado en Córcega hasta que sufrió un accidente en el tercer tramo que le obligó a abandonar al dañar la jaula antivuelco.

Esto dejó a tres Ford Focus RS WRC por detrás de Loeb, encabezados por los pilotos oficiales Mikko Hirvonen y François Duval, y Jari-Matti Latvala al volante de una unidad semioficial del equipo Stobart. Los Subaru Impreza WRC de Petter Solberg y Chris Atkinson fueron quintos y sextos.

Sobre el papel así fue como las posiciones se mantuvieron hasta el final. Pero la realidad fue más compleja porque Ford tuvo que dar órdenes de equipo a sus pilotos para sumar el máximo de puntos para el campeonato después de una serie de pinchazos en la última jornada.

Loeb y Ogier tuvieron motivos para estar contentos en Córcega

Primero Hirvonen y Solberg perdieron tiempo al pinchar, lo que dejó a Hirvonen por detrás de sus compañeros. Para corregir la situación, Ford ordenó a Duval a penalizar dos minutos antes del último tramo y nueve a Latvala. Las sanciones hicieron que Hirvonen pasase de la cuarta a la segunda plaza.

Entre los pilotos que alcanzaron la meta con sus WRC, destacó Mads Ostberg, que celebró su vigésimo primer aniversario terminando noveno con un Subaru Impresa WRC, mientras que Andreas Mikkelsen fue undécimo al volante de un Ford Focus RS WRC.

El Tour de Corse también fue una cita puntuable para el Júnior WRC y entre sus participantes habían varias caras conocidas. Martin Prokop fue el más fuerte ganando la categoría con un Citroën C2 S1600, mientras que Kevin Abbring se aseguró la victoria en la Federation Trophy for KNAF 2008 con un Renault Clio.

Pero la mayor atención de la prueba entre los jóvenes pilotos estuvo en la pelea por el título entre Sébastien Ogier y Aaron Burkart. Ogier se había salido en la cita anterior en España y sólo necesitaba terminar por delante de su rival para sentenciar el campeonato. Lo hizo con facilidad, terminando segundo, con Burkart quinto, y asegurándose de esta manera su primer título de la FIA.

More News