martes | 20 jul 2021

Desde el parque de asistencia - Estonia

Llevar el Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA a la gente no ha sido la tarea más fácil en los últimos meses. Pero el deporte volvió a estar entre los aficionados en el Rallye de Estonia.

Sentarse en la plaza de la ciudad de Tartu el miércoles por la tarde fue como un soplo de aire fresco: todos los World Rally Car de fábrica entraron y se situaron frente a la fuente conocida como la estatua de los estudiantes que se besan.

Justo en el momento en que comenzó el baile con los locales vestidos con el traje nacional estonio, las campanas sonaron alrededor de la plaza. Fue un momento conmovedor. Una vez terminada la ceremonia, los coches se pusieron en marcha y salieron lentamente.

Durante los pocos kilómetros de vuelta al parque de asistencia del Museo Nacional de Estonia, las calles se llenaron para ver este desfile improvisado de los coches de rallyes más rápidos del mundo.

Fue un momento de verdadera emoción. Algunos lugareños se pusieron de pie y aplaudieron y los pilotos les devolvieron el agradecimiento. El deporte había vuelto al pueblo.

Cualquiera que haya participado en el Rallye de Estonia en los últimos años se dará cuenta de lo importante que es Tartu para la prueba. Es una de las ciudades del mundo que realmente toma el deporte y lo coloca en su corazón.

Todo ello hizo que la mañana del viernes fuera aún más difícil de digerir para los lugareños. Cuando Ott Tänak abandonó, el desespero de una nación casi pudo oírse al otro lado del Mar Báltico por el vecino de Estonia y su más feroz rival en los rallyes, Finlandia.

Fue entonces cuando Estonia demostró ser un país lleno de aficionados a los rallyes. Sí, su hombre se había ido, pero se estaba haciendo historia y eso era motivo más que suficiente para continuar con el festival de la diversión veraniega.

Video: Rally Estonia winner - Kalle Rovanperä

Y la semana pasada fue, sin lugar a dudas, muy veraniega. Con temperaturas que superaban los 30°C a diario, el Rallye de Estonia V2 se intuía bastante diferente al asunto de principios de otoño de la temporada pasada.

Independientemente del tiempo, fue un placer ver a los aficionados de nuevo en el parque de asistencia y en los tramos al norte y al sur de la ciudad. El único inconveniente fue el número -y el tamaño- de las bestias que surcaban los cielos.

No nos referimos al avión Flying Bulls que Stanislav Cejeka utilizó para ofrecer a Adrien Fourmaux una vista alternativa de Estonia.

Kalle, el rey de los récords en el WRC

Kalle, el rey de los récords en ...

Kalle Rovanperä no es proclive a las grandes muestras de emoción. No hace declaraciones que acaparen titulares y prefiere dejar ...

Read More

Hablamos de enormes bichos tipo avispa que realmente deberían haber pedido permiso al control aéreo para pasar por la ciudad de los rallyes y volver a salir al campo.

Fuera lo que fuera, no molestaron a los aficionados. La mezcla de factor 50 con un spray antimosquitos de potencia industrial funcionó a las mil maravillas.

Read more news