Junior WRC en 2018:
Los súper suecos muestran su clase

La lucha por el título del Campeonato del Mundo Júnior de Rallyes de la FIA resultó ser una batalla cara a cara entre compatriotas, Emil Bergkvist y Dennis Rådström.

El dúo sueco estuvo en su propia categoría durante gran parte de la serie de seis pruebas, y
tuvimos que esperar hasta la prueba final en el Rallye de Turquía para descubrir quién tendría su nombre escrito en los libros de historia del WRC.

Ese honor fue para Bergkvist, que pilotó magistralmente su Ford Fiesta R2 a una doble victoria en los complicados tramos de tierra de Turquía, cuando Rådström tuvo problemas.

La experiencia ha sido clave esta temporada. Ambos hombres utilizaron los conocimientos adquiridos durante 2017 como novatos de la categoría junior para puntuar en los resultados que finalmente los mantuvieron a la cabeza de la clasificación desde el primer evento en el Rally de Suecia.

Rådström ganó el rallye nevado y también obtuvo la victoria en el Vodafone Rallye de Portugal. Sin embargo, su ausencia en el Neste Rallye de Finlandia le costó caro. Bergkvist no ganó hasta sus triunfos gemelos en Turquía, pero sus resultados consistentes en los otros cuatro eventos fueron suficientes para llevarlo al título por 18 puntos.

Jean-Baptiste Franceschi fue su mayor perseguidor, pero se quedó a la zaga de Rådström por 41 puntos en la clasificación final.

El momento culminante de la temporada del francés llegó en casa, ya que aprovechó su habilidad y experiencia con el asfalto para conseguir su primera victoria en la categoría en el Tour de Córcega.

Sin embargo, la mala suerte y los errores arruinaron sus posibilidades de ganar el título. Un árbol de transmisión roto lo relegó a la novena posición en Portugal, mientras que en Turquía abandonó.

Ken Torn fue el único otro ganador, ya que consiguió la victoria en Finlandia. Pero los fallos en Portugal y Turquía le permitieron terminar la temporada en quinto lugar, por detrás del novato Callum Devine.

Sólo sumar un abandono ayudó a Devine a sellar el cuarto lugar en el campeonato. El irlandés podría haber terminado aún más alto si no hubiera sido por la mala suerte y un poco de inexperiencia.

En Córcega, un pinchazo en la penúltima especial lo relegó de tercero a quinto en la llegada, mientras que en Portugal dejó de estar en una cómoda segunda posición a abandonar.

Video

More News



Social media