Desafío

  • Simpatía mecánica. Algunos tramos son tan pedregosos que se han de pasar a paso de tortuga. Los pilotos deben resistir la tentación de tratar el Safari como una prueba normal de tierra. 
  • Las fuertes lluvias suponen un reto adicional a un rallye ya de por sí agotador. Pocos se habrán topado con el agua profunda y el barro increíblemente resbaladizo que puede sustituir a las carreteras polvorientas en cuestión de minutos.
  • Espera lo inesperado. En Kenia puede pasar de todo.


Especificaciones del coche

  • Suspensiones de tierra.
  • La altura de pilotaje se elevará por encima de la norma para una prueba de tierra tradicional para superar los caminos rocosos.
  • Se dispondrá de neumáticos Scorpion de compuesto duro y blando de Pirelli.

 

Safari Rally is back!