Tramos

  • La ceremonia de salida del jueves por la tarde en Raadi da paso directamente al corto tramo de Tartu, favorita de los aficionados, junto al parque de asistencia, una versión ampliada de la prueba del año pasado, que se desarrolla en gran parte en sentido contrario.
  • La etapa inaugural del viernes se centra en Otepää, en el sur de Estonia, considerada la capital invernal del país. Otepää significa "Cabeza de Ott" en el dialecto del sur de Estonia. El Sr. Tänak debería sentirse como en casa…
  • Los dos bucles de Arula, Otepää, Kanepi y Kambja están separados por la asistencia. Las ocho especiales suman 130,54 km y, aunque los nombres son familiares desde 2020, los recorridos se han modificado para mantener a las tripulaciones alerta. Kanepi se utilizará en el sentido contrario al de 2020. 
  • El sábado trae cuatro nuevos tramos desafiantes para la etapa más larga del fin de semana, con 132,86 km. de acción. Sigue el mismo formato con bucles idénticos disputados por la mañana y por la tarde. A Peipsääre, el tramo más largo del rallye con 23,56 km, y Mustvee, al norte de Tartu, le siguen Raanitsa y Vastsemõisa, al sur. El rallye se completa con una reedición nocturna del tramo inaugural del jueves en la propia Tartu.
  • Seis especiales de 53,98 km componen el final del domingo. A Neeruti y Elva, al sur de la ciudad anfitriona, les sigue Tartu vald. Las tres se repiten, y esta última será el Wolf Power Stage y termina en el parque de asistencia.
  • Los 24 tramos suman 314,16 km.

 

Tramo Icónico

  • El tramo del viernes en Kambja, de 17,85 km, es un clásico que forma parte del Rallye de Estonia desde hace cinco años. Las pistas rápidas y fluidas contienen muchas crestas técnicas y curvas cerradas. Lo más destacado es la espectacular zona de Leigo, donde los coches se encuentran con una naturaleza impresionante con muchos lagos. La prueba es ligeramente más corta que la de 2020, pero cuenta con una sección nueva.

 

Parque de asistencia

  • Con sede en el Museo Nacional de Estonia, en el aeródromo Raadi de Tartu. El museo recorre la historia, la vida y las tradiciones de los habitantes del país.