Desafío

  • Considerado como el rallye más difícil de asfalto del final de temporada.
  • Trabajar de manera eficiente con los ouvreurs, que recorren las especiales antes que los competidores para proporcionar información actualizada sobre las condiciones de las carreteras.
  • El clima impredecible hace que la elección de neumáticos sea difícil.
  • Evitar las zonas negras de Baumholder en carreteras que pueden ser polvorientas y resbaladizas en seco y peligrosas en mojado.
  • Los caminos de viñedos que serpentean a través del paisaje de Mosel son duros para los frenos.