Resumen 2017: Citroën

Después de haber pasado un año alejado del WRC para preparar meticulosamente su nuevo C3 WRC para la competición, se esperaba mucho de Citroën en 2017.

Avanzamos rápidamente hasta finales de noviembre y el último puesto en el Campeonato de Marcas no fue el resultado esperado para el fabricante francés.

A pesar de la emoción previa al rallye, las cosas empezaron de manera menos que espectacular en el Rallye Monte Carlo. El líder del equipo, Kris Meeke, sufrió un triste rallye después de romper la suspensión de su coche y chocar más tarde con un automóvil que no competía. No pudo llegar a la meta. El segundo piloto del equipo, Stephane Lefebvre, terminó noveno.

Una historia similarmente decepcionante en Suecia, un mes después, ayudó a los ingenieros de Citroën a comprender más sobre el C3 WRC y los problemas de manejo de los que sus pilotos se quejaban cuando se enfrentaron a nuevas especiales. El coche simplemente no les estaba dando la confianza que anhelaban en todas las condiciones.

Este problema se confirmó en la siguiente cita en México, donde el C3 se desempeñó mejor en los caminos de tierra consistentes. Eso le permitió a Meeke alcanzar la victoria, aunque estuvo a punto de desechar su ventaja con una salida no planificada y de última hora a través de un aparcamiento en el último tramo. Pero con una victoria en el bolsillo, él y Citroën se sintieron enormemente aliviados.

El trabajo para resolver los problemas con el manejo del C3 pareció dar sus frutos en Córcega, ya que Meeke dominó el primer día y forjó una poderosa ventaja de 20 segundos, antes de que un fallo del sistema de combustible pusiera fin a su rallye prematuramente.

Citroën luchó duro para aprovechar las proyecciones positivas de México y Córcega, pero resultó ser más complicado de lo esperado. Craig Breen logró varios Top 5, mientras que la forma de Meeke tocó fondo debido a la falta de confianza con el coche y una serie de accidentes. El director del equipo, Yves Matton, bajó a Meeke en Polonia y fichó al ex piloto de VW, Andreas Mikkelsen, para tres carreras.

En julio, Matton reconoció que los elementos del desarrollo de C3 no habían sido aptos para el propósito y un nuevo director técnico, Christophe Besse, fue contratado para tratar de cambiar las cosas. La prioridad ahora era prepararse para 2018.

En otro movimiento interesante, el equipo recurrió al nueve veces campeón del mundo, Sébastien Loeb, quien probó el C3 en tierra y asfalto para tratar de lograr un paso más en el manejo del rendimiento.

Meeke aseguró que su equipo terminase con dos victorias en su casillero en 2017 con un triunfo en España a principios de octubre [abajo], antes de que la fortuna del equipo volviera a escasear en Gales y Australia cuando la temporada llegara a su fin. Meeke abandonó cuando era séptimo en el último rallye al romper la suspensión de su C3 WRC, mientras que Breen se retiró cuando estaba de camino a obtener su mejor resultado del año.

Con una temporada decepcionante, ya registrada en los libros de historia, Citroën estará ansioso por recuperar algo de consistencia el próximo año. 

VIdeo

More News

2017 season review: Citroën