FIA

Latvala temió que un trompo
le pudiera costar la victoria

El ganador del Rallye de Argentina, Jari-Matti Latvala, temió haber perdido sus opciones de victoria durante uno de los tramos más complicados del sábado por la tarde, cuando él y su compañero de equipo, Sébastien Ogier, sufrieron problemas.

Latvala contaba con 21 segundos de renta sobre el francés antes de la segunda pasada por el tramo de San Agustín-Villa del Dique.

Pero hizo un trompo con su Volkswagen Polo R WRC al inicio de la especial y después caló el motor. Por suerte para el finlandés, Ogier, que en los primeros splits era el más rápido, también hizo un trompo y al final del tramo vio como perdía la banda de rodadura de su neumático delantero izquierdo.

“No entiendo por qué, pero estaba un poco nervioso antes del tramo y no estaba relajado cuando empecé a pilotar. Cometí un error estúpido. Aceleré antes de tiempo y las ruedas no estaban en la posición correcta, por lo que el neumático delantero derecho se clavó en el barro e hicimos un trompo”, explicó.

“Vi que en el primer split, Seb nos llevaba cuatro segundos y pensé que las cosas no iban a ser fáciles porque no estaba teniendo buenas sensaciones. Su ventaja aumentó hasta los cinco o seis segundos, pero luego hizo un trompo y volvimos a estar igualados. Fue un tramo increíble”, añadió.

El finlandés dijo que tenía un poco de margen para aumentar el ritmo si lo hubiese necesitado, pero que habría sido arriesgar mucho en unas condiciones muy duras.

“Comenté antes del rallye que sería una prueba de resistencia y velocidad, y creo que tuve precaución en las zonas más malas. Podría haber ido un poco más rápido, pero el resultado no hubiera sido necesariamente el mismo”.

“Atacamos en los lugares en que pensábamos que podíamos hacerlo y en los que no estaba tan confiado pilotamos con cuidado”, agregó Latvala.