FIA

Advertising

Cuenta atrás para Portugal:
¿Lo recordáis?

El Rallye de Portugal (del 3 al 6 de abril) ha sido el escenario de algunos momentos memorables del WRC en los últimos años. He aquí tres de nuestros favoritos:

2001: La victoria de Makinen en el barro
La edición de 2001 fue la última que se celebró al norte de Portugal y fue memorable por la victoria que logró Tommi Makkinen en las peores condiciones imaginables.

El rallye estuvo pasado por agua y por una espesa niebla, y en la mayoría de tramos, el barro fue el gran protagonista. Las condiciones fueron tan traicioneras que ningún coche de tracción delantera finalizó la prueba.

Makinen fue el que mejor se adaptó a estas condiciones, aunque no estuvo libre de sufrir grandes sustos. El finlandés dio un paso de gigante hacia el triunfo en el cuarto tramo, donde a pesar de salirse con su Mitsubishi Lancer y llegar a la meta con dos neumáticos pinchados y la suspensión doblada, fue el más rápido por casi medio minuto. Carlos Sainz lo presionó hasta el final, pero la mejor monta de neumáticos de Makinen hizo imposible que el español le diese caza en la última jornada.

2007: El regreso
Tras la edición de 2001, Portugal fue eliminado del calendario del WRC en favor del Rallye de Alemania. Pero después de seis años de ausencia regresó con un nuevo formato y una nueva sede en la región del Algarve, cerca de Faro.

La sede y el parque de asistencia se encontraban en el Estado Algarve, que también fue escenario de una espectacular súper especial de asfalto. Miles de seguidores acudieron al estadio para ver como Sébastien Loeb se hacía con la primera victoria en el rallye con su sede en el sur.

La edición de 2007 también resultó polémica. Los pilotos de Ford, Marcus Gronholm, Mikko Hirvonen y Jari-Matti Latvala fueron sancionados en las verificaciones posteriores al rallye después de que los cristales de sus Ford Focus RS WRC fuesen demasiado delgados.

2010: Primera victoria de Ogier en el WRC
Portugal fue donde la carrera de Sébastien Ogier en el WRC despegó. En 2010, el joven piloto francés se alzó con su primera victoria con un World Rally Car al volante de un C4 WRC del Citroën Junior Team, y lo logró de la manera más difícil, superando a su compañero de equipo y vigente Campeón del Mundo, Sébastien Loeb.

Ogier se situó líder en la primera jornada, aprovechando su cuarta posición de salida en los tramos. Muchos esperaban que perdiese la cabeza de carrera en el segundo día, cuando tuvo que abrir pista por delante de Loeb. Pero nada más lejos de la realidad, ya que Ogier fue capaz de mantener su posición y finalizar la jornada 21 segundos por delante  del piloto de Haguenau.

El director del equipo Citroën, Olivier Quesnel, comentó que no daría órdenes de equipo y en la última jornada Ogier fue capaz de defenderse de los ataques de Loeb para llevarse la victoria por 7.9 segundos.

Advertising

Video