FIA

Advertising

Los aficionados belgas
dieron alas a Neuville

Thierry Neuville comentó que la gran cantidad de compatriotas que se acercaron al tramo que transcurría cerca de la frontera belga le inspiró para lograr su primera victoria en el WRC en el ADAC Rallye de Alemania.

Neuville considera la cita alemana como su rallye de casa del Campeonato del Mundo, algo que quedó más que patente cuando fue vitoreado por una gran cantidad de belgas en la meta de la carrera.

“En todos los tramos veía banderas belgas y seguidores belgas por todas partes”, explicó. “Fue muy bonito pilotar delante de todos ellos, especialmente porque corrí a 80 kilómetros de mi casa”.

“Por ello, es todavía más sorprende poder lograr mi primera victoria en el WRC en este rallye con todos mis familiares, que me han apoyado durante los últimos seis años, en los buenos momentos y en los no tan buenos. Es bonito ver que todo el mundo cree en nuestro rendimiento”.

Thierry Neuville celebrando su primera victoria en el podio

Neuville pasó de la tercera a la primera posición a falta de dos tramos, después de que abandonaran Jari-Matti Latvala y Kris Meeke. Su triunfo también supuso el primer de Hyundai en el WRC y fue más épico todavía después de que el jueves destrozase su i20 WRC al dar seis vueltas de campana en el shakedown.

“Creo que me llevará algo de tiempo para darme cuenta de lo que hemos hecho y lo que hemos logrado. Sabía que iba a ser difícil porque nuestros rivales son muy fuertes en asfalto, pero tuvimos un gran fin de semana”.

“El sábado ataqué con fuerza pero sin errores, intentando mantener el coche sobre la pista y la trazada y eligiendo las mejores montas de neumáticos gracias a las buenas informaciones que tuvimos sobre la climatología. Lo siento por Kris y Jari-Matti”.

Los mecánicos de Hyundai trabajaron durante 18 horas para reparar el coche de Neuville y permitirle arrancar la carrera tras su accidente. Solo cuando vio las imágenes del accidente, el belga se dio cuenta de la gravedad de la salida.

“Cuando vi el video después, me di cuenta de los afortunados que habíamos sido. En el coche, en realidad no se notó que fuera tan fuerte. Pero cuando vi las fotos pensé: “tengo suerte de tomar la salida”. Tal vez, después de dar seis vueltas de campana, todo se ordenó mejor en mi cabeza”, bromeó.

VIDEO

Advertising