FIA

Advertising

La gestión de los neumáticos
crucial para Ogier

El ganador del Rallye de Portugal, Sébastien Ogier, cree que su capacidad para conservar los neumáticos fue la clave de su cuarta victoria en la prueba lusa.

Advertising

El francés montó los neumáticos de compuesto blando de Michelin en la mayoría de los delicados tramos portugueses. El vigente Campeón del Mundo vio como Mikko Hirvonen perdía casi toda oportunidad a luchar por la victoria final en el bucle de la tarde del sábado por el desgaste de sus ruedas en unas pistas que cada vez estaban más secas y abrasivas.

Los neumáticos blandos de Hirvonen casi no aguantaron los tres tramos de la tarde y Ogier aprovechó esta circunstancia para aumentar su renta al frente de la general.

“No fue fácil. Mikko me presionó, sobre todo el primer día. Logramos una gran ventaja con lo que es uno de mis puntos fuertes, la gestión de los neumáticos. A partir de eso, pudimos relajarnos un poco”, explicó Ogier.

Precisamente, Hirvonen superó a Ogier y se situó líder al término de la primera jornada del rallye, cuando montó en su Fiesta RS WRC un juego de neumáticos blandos en lugar de los duros que eligió el francés. Pero esta estrategia diferente, finalmente resultó ser más efectiva para el piloto de Volkswagen.

“No fue la mejor elección en ese momento, pero no fue tan mala, porque más adelante debíamos de volver a utilizar los blandos. Me sorprendió realmente ver como corrimos con las ruedas blandas todo el rallye. Cuando es así, normalmente soy bastante bueno y soy capaz de conservarlos”.

“El sábado la mayoría de tramos estaban secos, pero aún así el neumático blando era lo mejor. He oído a gente viendo nuestras cámaras onboard decir que no estábamos atacando, que íbamos muy finos y eso es lo que intenté hacer”, añadió Ogier.

Además, el francés recibió un premio muy especial por parte de los organizadores del rallye: su peso en litros de aceite de oliva.

Video

Advertising